miércoles, 20 de agosto de 2008

XIII


- ¿Qué es el alma, mamá?
- Es tu palabra.
- ¿Y no se mancha?
- Las lágrimas no manchan.
Son calientes, hermosas, necesarias.
- Yo te hablo del alma.
!No te estoy preguntando por las lágrimas!
- Pero es que el alma es todo:
allí nacen las ganas,
las risas, las sonrisas,
el desaliento, la esperanza.
- ¿Y se puede tocar?
- A cada instante.
Es como un beso de pestañas.
Lo mismo que una mano sobre otra.
- Bueno, te aviso por las dudas,
que en la calle me esperan unos chicos
para romperme el alma...

María Isabel Constela

4 comentarios:

juegodeluces dijo...

INCREÍBLE QUE CRECER IMPLIQUE SENTIR EL ALMA QUEBRARSE E INEVITABLEMENTE TENER QUE APRENDER A REMENDARLA. ME GUSTA MUCHO LO QUE PUBLICAS. MUY BUENO EL BLOG! ME ENCANTA!.
SALUDOS!

Evilla dijo...

Muchas gracias por el comentario.. un gusto!

Mauricio Rey dijo...

El texto revela que el alma es una y mil cosas,todas nos hacen ser.Que lo hayas descripto,y de la forma que lo haces,es buenìsimo.Te envio un saludo desde èste rincon del cibererspacio.Mauricio.

P/D:Te invito a visitar mi blog:poemascasigrises.blogspot.com.

Evilla dijo...

OJO!! yo no lo escribí! no tengo ese talento!! (aunque lo quisiera) lo escribió María Isabel Constela (yiyi). De todas maneras gracias por pasar! saludos!